otras voces del ver

Art brut Por: Dana Blanco

danitablanco@gmail.com

MADGE GILL (1882-1961)

Madge Gill fue una hija ilegítima criada por su madre y su tía. Se dice que ambas la mantuvieron escondida hasta que a los nueve años fue llevada a un orfanato antes de ir a Canadá, donde trabajó como criada en una granja. Volvió a Londres a los 19 años a trabajar como enfermera en un hospital. Hacia 1903 su tía la inició en el espiritismo y la astrología. Cuatro años más tarde, Madge Gill se casó y tuvo tres hijos varones, uno de los cuales nació muerto. Su segundo hijo murió durante la epidemia de gripe española de 1918, cuando Madge cayó gravemente enferma y perdió la vista del ojo izquierdo. Un año después de la trágica muerte de su hijo empezó a dibujar, escribir y bordar, creando un corpus de gran finura. Guiada por un espíritu al que ella llamaba Myrinerest (que podría ser traducido como my inner rest, mi paz interior), trabajaba por la noche, a la luz de una lámpara de aceite. Como soporte se servía de cartón y, de manera obsesiva, usaba tinta china o plumas para dibujar rostros femeninos con sombrero, siempre ambientados en un entorno arquitectónico imaginario. Cuando llegaron a cuestionar sus trabajos, algunos midiendo varios metros, la propia Madge afirmaba: “sentía que me guiaba claramente una fuerza invisible. Sencillamente, no podía parar”. En 1958 acabó  también viendo morir a su hijo mayor, dejó de dibujar y empezó a beber hasta su muerte en 1961.

  1. supramonoperro reblogged this from otrasvocesdelver
  2. poliloviloves reblogged this from otrasvocesdelver
  3. otrasvocesdelver posted this